Obtén una mejor comprensión de por qué nuestros cuerpos experimentan la sensación de dolor y de las múltiples causas de éste.

Obtén una mejor comprensión de por qué nuestros cuerpos experimentan la sensación de dolor y de las múltiples causas de éste.

Definiendo el dolor del cuerpo

El dolor es una sensación desagradable que puede limitar las capacidades y habilidades de una persona para seguir una rutina diaria. Actúa como una señal de alerta temprana para avisar que algo no está bien con el cuerpo. La definición ampliamente aceptada del dolor fue desarrollada por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor: “El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a una lesión tisular real o potencial, o descrita en tales términos”.

El dolor corporal puede ser una molestia leve, puede ser agudo y de corta duración o volverse un problema crónico a largo plazo. El dolor agudo tiene una función de protección en los seres humanos, nos enseña a evitar daños corporales o situaciones potencialmente perjudiciales y protege la parte del cuerpo lesionada mientras se cura.

Ir a:

El dolor es una sensación desagradable que puede limitar las capacidades y habilidades de una persona para seguir una rutina diaria. Actúa como una señal de alerta temprana para avisar que algo no está bien con el cuerpo. La definición ampliamente aceptada del dolor fue desarrollada por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor: “El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a una lesión tisular real o potencial, o descrita en tales términos”.

El dolor corporal puede ser una molestia leve, puede ser agudo y de corta duración o volverse un problema crónico a largo plazo. El dolor agudo tiene una función de protección en los seres humanos, nos enseña a evitar daños corporales o situaciones potencialmente perjudiciales y protege la parte del cuerpo lesionada mientras se cura.

¿Sabías que?

El dolor en el cuerpo es algo más que una sensación física, el 67% de personas en todo el mundo siente que disminuye su calidad de vida.

El dolor corporal es una ocurrencia frecuente y en ocasiones puede afectar nuestras rutinas diarias. Si el dolor sigue sin ser tratado o se trata de forma incorrecta, puede hacerse crónico. En esta página se puede aprender más acerca de los tipos de dolor ("tipología del dolor").

¿Por qué experimentamos el dolor?

El dolor puede ser una sensación incómoda y algunas personas hacen grandes esfuerzos para encontrar la manera de aliviar el dolor. Si no sintiéramos dolor, no podríamos evitar lesiones repetidas o daños permanentes a nuestros cuerpos. El dolor evolucionó como un mecanismo de defensa que nos alerta de una lesión, lo que nos permite proteger nuestros cuerpos.

El dolor es controlado por el sistema nervioso y es un proceso muy complejo. Se produce cuando un estímulo externo, por ejemplo, tocar una sartén caliente, activa las células nerviosas receptoras para enviar mensajes a través de la médula espinal al cerebro. Estos receptores pueden detectar el calor, el frío, la luz, el tacto, la presión y el dolor. El dolor puede provocar otros síntomas físicos, como náuseas, mareos y debilidad.

A menudo, el primer impulso al experimentar el dolor corporal es dejar de moverse. Muchos creen que el descanso ayudará a la recuperación, pero el movimiento moderado puede apoyar una curación más rápida.

Identificación y tratamiento del dolor

El dolor nos alerta para protegernos de un daño mayor. Sin embargo, el dolor corporal también puede hacer que las actividades cotidianas sean difíciles y hacer más lenta la recuperación del movimiento. Quizá lo más importante es que puede cambiar su estilo de vida e impactar su trabajo, relaciones e independencia. El dolor es siempre subjetivo y las personas experimentarán el dolor a su manera.

El dolor agudo generalmente aparece de repente y es una señal de que el cuerpo ha sufrido una lesión, la cual debe desaparecer una vez que la lesión se haya curado. El dolor crónico dura más que el dolor agudo y a veces es resistente a los tratamientos. Por lo general, se asocia con enfermedades a largo plazo. A diferencia del dolor agudo, el dolor crónico tiende a estar relacionado con disfunciones o enfermedades que persisten.

Los tratamientos para el dolor corporal varían ampliamente debido a todos los factores que intervienen en la experiencia del individuo. Los medicamentos para el dolor incluyen AINE´s (antiinflamatorios no esteroides), corticosteroides, FARME (fármaco antirreumático modificador de la enfermedad), productos biológicos o analgésicos.

Antes de recurrir a un tratamiento de alivio del dolor, como un gel tópico o píldora, es útil entender por qué hay dolor y las mejores formas de manejarlo. En caso de duda, consulte con un médico.